Crónicas de un viajero en París

 Jonathan Gubspun, es estudiante de la carrera de Bioingeniería. En marzo del 2011, tuvo la posibilidad de aplicar a una beca ofrecida por el Ministerio de Educación de la Nación Argentina bajo el nombre de: “Programa de Movilidad a París en Inmunología y Bioterapias”.

Detrás de un sueño

Como veces anteriores, donde ya había intentado conseguir la posibilidad de realizar una experiencia afuera de la Argentina, me vi interesado en el título y comencé por buscar si nuestra carrera se roza, de alguna manera, con la inmunología. En su momento, encontré que sí; que existen aplicaciones electrónicas, tal como los biosensores, capaces de ser aplicadas en la inmunología. Por lo tanto, decidí comenzar por juntar los documentos requeridos para la presentación a la misma. Siendo que la oportunidad era importante y única, me contacté con Diana Waigandt, a quien debo agradecerle mucho por todo lo que me ha ayudado y sigue haciéndolo, para contarle de esta posibilidad. De esta manera y siguiendo los cursos de la aplicación al programa de movilidad es que conseguí un laboratorio que me reciba aquí en París para realizar mi estadía.

Actualidad

El laboratorio en el que estoy es uno de los que conforman el “Centre de Recherche des Cordeliers”, éste tiene dependencia de la “Université Paris Descartes”, “Université Paris Marie Curie” y el “Institut National de la Santé et de la Recherche Medicale”. Está conformado por dos departamentos; donde cada uno de ellos está compuesto por veinte (20) equipos cada uno. Mi equipo, conocido como “Biotechnologie des anticorps” es el número 14 del departamento número dos.

El proyecto que vine a realizar fue propuesto por ellos, ya que como yo no sabía que se realizaba en el laboratorio y estaba pidiendo un espacio para venir a realizar mi estadía y experiencia, aceptaba lo que me propusieran. Tal es así que estoy investigando células tumorales y la cinética de ellas. Para ello, hay un modelo que se viene estudiando durante años en el equipo y se mantiene y se respeta. En el día 0, inoculo ratones con una línea celular que “enferma” con un tumor del tipo linfoma no-Hodgkin a través de una inyección intravenosa que se ejecuta en la cola del mismo y, luego, en determinados días le realizo un tratamiento con una línea especial de anticuerpos monoclonales para tratar de “salvarlos”. A su vez, mi trabajo más específico es “imaginar” (visualizarlos en un equipo determinado para ello y que logra resaltar de cierta manera las células inyectadas) los ratones inyectados para estudiar y analizar los desplazamientos de las células también siguiendo un patrón determinado de minutos, días, dosis, etc. Esto forma parte de un estudio mayor que está realizando una doctorando aquí en el laboratorio, lo cual implica ayudarla en algunas cuestiones para facilitarle una parte de su estudio y formación.

 

Capacidades y adaptación ante los desafíos

Si bien, reconozco que no es nuestro fuerte como bioingenieros la biología molecular, la biotecnología y la ingeniería genética, la formación que tenemos nos permite aprender muy rápidamente y adaptarnos a cualquier nueva situación que se nos presente. Vale decir que hay muchos conocimientos de base que los masteres 1 ó 2 tienen que son inalcanzables para mí en este momento, pero no dudo que si estudiará 6 meses más sobre el tema lograría ponerme a la altura. Por otro lado, la bioingeniería aquí en el laboratorio está más bien vista como la conjunción de las áreas antes mencionadas y, no tanto, hacia la electrónica, la adquisición de señales o el equipamiento médico.

Estoy transcurriendo mi tercer mes de estadía (llegué a mediados de Diciembre) y me quedan tres meses más por delante (hasta mediados de Junio). Soy residente de la “Casa Argentina en París”, inmersa en la “Cité Internationale Universitaire de Paris” donde se pueden encontrar casas de todo el mundo, como por ejemplo: Brazil, México, Estados Unidos, Canadá, Líbano, India, Francoa-Británica, etc. En casa se pueden encontrar personas de Argentina, como así también, residentes de otras nacionalidades. Hay una reglamentación en la Cité U que indica que al menos 20% de la ocupación de la casa tiene que estar ocupada por residentes no pertenecientes al país al que la casa hace referencia. De esta manera, se pueden imaginar que en casa tenemos amig@s de Japón, Canadá, Líbano, Francia, Suecia… El intercambio es maravilloso, y las vivencias inexplicables en palabras.

Aprendizajes y experiencia

Como experiencia personal, y como les he comentado a mi familia y a algunos amigos, todavía no puedo dimensionar todo lo que esta pasantía me está enseñando. Las diferentes enseñanzas comienzan en haber dejado Argentina desde un principio hasta tener que comprar azúcar en el supermercado sin saber como pedirla. En el orden afectivo, uno re-aprende a reconocer a su familia y a los afectos como lo primordial en esta vida, y luego las posibilidades de conocer gente, estudiar, aprender, vivir, recorrer y viajar son inigualables.

Finalizando, me gustaría decirles a todos uds. que si tienen un sueño tienen la obligación de perseguirlo. Aquellos que me conocen saben muy bien que había aplicado dos veces por experiencias parecidas a la que ahora realizo y no lo había podido lograr, pero las cosas siempre suceden cuando deben de suceder; por lo que, no se cansen de buscar y de perseguir todo aquello que sueñen.

Atrapen sus sueños…

Su voto: Nada Promedio: 5 (1 vote)

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.